Acuerdos entre Perú-Brasil ¿cuánto nos benefician?


 










 

 

Una de las principales tareas económicas de los recientes gobiernos ha sido estrechar lazos con Brasil y aprovechar el gigante mercado de la principal potencia regional. Por ello, Toledo y García han propiciado inversiones y grandes proyectos de infraestructura. Pero la pregunta es ¿nos beneficiamos equilibradamente?

Si bien hay temas que nos permitirán fortalecer la relación bilateral, hay otros en los que hay que ser cautelosos: por ejemplo, los proyectos de desarrollo en la Amazonía.

Al respecto, Ernesto Ráez Luna, director de Ciencia y Desarrollo del Centro para la Sostenibilidad Ambiental de la Universidad Cayetano Heredia, pone en debate los impactos negativos de la carretera Interoceánica y del proyecto Inambari sobre las poblaciones amazónicas.

Si bien la Interoceánica Sur se presentó como una gran oportunidad de desarrollo e intercambio comercial, Ráez explica que por el momento solo permite la integración de algunos pueblos del sur del Perú, pero no con el Brasil “porque desde un principio no se vio con claridad en qué nos podíamos beneficiar”. Sin embargo, Brasil ya ha conseguido llegar al océano Pacífico a través de nuestros puertos.

La falta de una política comercial regional sumado a la baja producción de la población amazónica y del sur peruano imposibilitan el intercambio comercial esperado. “Brasil es un país proteccionista, tiene aranceles altos, y parece que el Perú ni se fijó en eso. La zona de frontera peruana no puede competir con la carne o los lácteos del lado brasileño. Podría hacerlo quizá con frutos u hortalizas, pero Brasil tiene barreras sanitarias y el Perú no cumple con los estándares internacionales. Ahí hay un trabajo por hacer”, afirma Ráez.

Pero repercusiones negativas más preocupantes son que con la carretera se ha potenciado la tala ilegal, la minería informal, la deforestación, la presencia de nuevos colonos, la trata de personas y el narcotráfico.

En cuanto al Proyecto Inambari, el Centro para la Sostenibilidad Ambiental junto a otras organizaciones civiles y ambientalistas se pronunciaron recientemente pidiendo que el actual Congreso se inhiba de aprobar el “Acuerdo energético entre Perú y Brasil”. Éste permitiría la construcción de cinco hidroeléctricas en la Amazonía peruana con un altísimo costo socio-ambiental como la inundación de miles de hectáreas y desaparición de centros poblados y la biodiversidad

Ernesto Ráez espera que el nuevo gobierno pueda revertir las cosas y acompañe los proyectos entre Perú y Brasil con un paquete de inversión a favor de los pobladores, la colaboración científico-técnica y la transferencia tecnológica.

 

Fuente: La República