Inambari: Bomba de tiempo para el próximo gobierno