Organizaciones afectadas por proyectos hidroeléctricos exigen la cancelación del Acuerdo Energético Perú - Brasil.

Garantizar energía para todos los peruanos es una de las principales tareas que debe afrontar el gobierno del presidente Ollanta Humala. Sin embargo, que este proceso se desarrolle respetando los derechos de las poblaciones indígenas y preservando el medio ambiente es una necesidad impostergable.

 

Precisamente éste es el pedido que las organizaciones sociales de Cajamarca, Cusco, Junín, Madre de Dios y Puno, así como representantes de Brasil y Paraguay, reunidos en el “Primer Encuentro Nacional de Comunidades Amenazadas e Impactadas por Proyectos Hidroeléctricos” realizado en Lima el 04 y 05 de julio del 2011, presentan en un pronunciamiento que reúne sus principales exigencias a favor del respeto a sus derechos fundamentales y conservación de los ecosistemas involucrados en los mencionados proyectos.

 

La construcción de grandes represas ha generado la desaparición de especies endémicas, alteración del clima, inundación de miles de hectáreas fértiles, entre otros impactos negativos sobre el medio ambiente. La presa Limón a cargo del Proyecto Especial Olmos-Tinajones en Cajamarca es un lamentable ejemplo, pues pobladores de Huabal han sufrido desplazamientos y despojo de sus tierras, en un proyecto donde no se ha realizado ningún proceso de consulta previa libre e informada.

 

Por ello, las comunidades organizadas exigen: a) una política energética sostenible, priorizando la demanda nacional y explorando diferentes posibilidades renovables de aprovechamiento de energía; y b) la cancelación del Acuerdo Energético Perú – Brasil y de los 15 proyectos hidroeléctricos que el Ministerio de Energía y Minas tiene en cartera en localidades como Inambari, Paquitzapango, Tambo 40, Tambo 60, entre otros territorios nacionales.

 

A continuación el pronunciamiento completo:

 

Pronunciamiento de Las Organizaciones Nacionales e Internacionales Afectadas Por Proyectos Hidroeléctricos