"La minería ilegal ocupa territorios 'liberados'"

 “Las consecuencias ambientales de la minería ilegal son irreversibles”, con esta denuncia, Ernesto Ráez, director de Ciencia y Desarrollo del Centro para la Sostenibilidad Ambiental de la Universidad Cayetano Heredia, demandó mayor participación del Gobierno en la lucha contra la minería ilegal durante el l Seminario Nacional "Construyendo una Agenda Nacional sobre Minería, Ambiente e Industrias Extractivas", organizado por Red Muqui el pasado 27 de octubre.

 

Para Ráez Luna la minería informal está perjudicando enormemente al medio ambiente y a la sociedad en su conjunto. “Se han destruido las cochas y aguajales que no se van a reconstruir, es más que deforestación, es la destrucción de fuentes de agua y ecosistemas acuáticos”, lamentó. Sin embargo, explica que el daño social es “más grave y profundo” pues miles de personas son sometidas a riesgos morales, trata de mujeres y explotación sexual, corrupción de autoridades y funcionarios y una total distorsión de la economía regional. 

 

Por ello, es fundamental que el gobierno cumpla su rol y recupere el Estado de Derecho en los territorios ocupados por los enclaves mineros informales los cuales funcionan como “territorios liberados” a consecuencia de que “durante una década los gobiernos de turno han permitido que prolifere la ilegalidad (...) es cuestión de seguridad de Estado”, afirmo Raéz.

 

En ese sentido, el especialista solicitó redefinir la propuesta de formalización a los mineros artesanales porque se “promueve la corrupción y la ilegalidad” debido a que los principales beneficiarios de la formalización “lejos de ser pobres realizan operaciones de gran envergadura e intensivo capital”. 

 

Por su parte, la experta ambiental de CooperAcción, Mary Luz Chávez, planteó la necesidad revisar la normativa de formalización y promoción de la pequeña minería y minería artesanal para evitar que inescrupulosos se avalen de estas designaciones para operar ilícitamente deteriorando el medio ambiente y la salud pública.

 


La especialista explicó que no se puede hablar de pequeña minería o minería artesanal en Madre de Dios porque esta actividad por definición tiene una capacidad máxima de producción de 3 mil metros cúbicos en yacimientos metálicos tipo placer (oro) mientras que en Madre de Dios muchos enclaves superan los 6 mil metros cúbicos por día. “¿De qué estamos hablando entonces? No se pueden amparar en la ley” aseguró. Cabe resaltar que al año 2009 unas 25 mil personas estaban involucradas en la minería artesanal en Puno y Madre de Dios.

 

Asimismo, Chávez Quijada instó al Ministerio del Ambiente a intervenir en la evaluación y aprobación de concesiones mineras porque “actualmente se permite extraer minerales en áreas naturales reservadas por el Estado”. El gobierno debe “priorizar estudios ambientales y la exigencia de planes de manejo y adecuación ambiental de las pequeñas minerías y minerías artesanales con un enfoque de interculturalidad y equidad de género”, demandó.