“Hasta ahora hemos hecho un uso poco inteligente de la anchoveta”

La pesca de anchoveta es la pesquería más grande del mundo. es la biomasa pesquera más grande del planeta y hasta ahora hemos hecho un uso poco inteligente de este recurso.  La anchoveta para consumo humano directo bien procesada, preparada y promocionada como un producto con el cual se le da un uso sostenible al mar peruano, puede entrar a los mercados internacionales de alto valor agregado que han mostrado mucho interés en este produco. Así lo sostuvo la Dra. Patricia Majluf, directora del Centro para la Sostenibilidad Ambiental de la Universidad Cayetano Heredia (CSA-UPCH),  en conversación con Jaime de Althaus en la hora N, en donde trataron los impactos de la actividad pesquera en nuestro país.

 

Indicó que actualmente se necesitan entre cuatro y seis toneladas de pescado para hacer una tonelada de harina, que además es un commodity. “En cambio, existe mucho interés en anchoveta con valor agregado, como las conservas o las anchovetas congeladas, por lo que se podría generar mucho más dinero. Además, con el déficit proteico que hay en el mundo, es importante que se promueva este tema”, sostuvo.

 

 

“Su extracción masiva priva al ecosistema de la principal especie que sustenta a muchas especies utilizadas en la gastronomía, como la corvina, la cojinova, el bonito, el jurel o la caballa, especies que se han adaptado a la enorme abundancia de anchoveta en nuestro ecosistema.”

 

Hacia una gastronomía sostenible

 

Por otro lado, sostuvo que estas especies también vienen siendo objeto de una fuerte presión por parte de los pescadores, producida a su vez por la gran demanda que tienen en la cocina peruana. “La gastronomía es una maravilla pero cada día más de nosotros queremos comer estas delicias y entonces no hay pescado que alcance” advirtió.

 

En ese sentido, destacó el trabajo que el CSA viene haciendo con los cocineros en la promoción de una gastronomía más sostenible, impulsando prácticas como la pesca del día. “Gracias a la pesca del día se puede promover el consumo de especies de peces que nadie come pero que pueden ser utilizados por nuestros chefs para hacer maravillas y enseñarle al público a diversificar su consumo y de ese modo, reducir la demanda selectiva hacia solo una pocas especies”, agregó.

 

Finalmente, señaló que desde el Estado se viene avanzando en el ordenamiento del sector pesquero, pese al descontrol que ha existido durante muchos años. Por ejemplo, mencionó que el 18 de marzo por primera vez se hará un censo correcto de la población de pescadores artesanales, a cargo del INEI, que servirá para conocer detalladamente qué especies se están pescando y en qué cantidades.